Un pueblo llamado Metodista

Comienzos del movimiento metodista

El movimiento metodista tuvo su origen en la Iglesia de Inglaterra, en el siglo XVIII, como fruto de una profunda
experiencia religiosa en Juan Wesley, clérigo de dicha Iglesia, y su hermano Carlos, y expresión del ferviente anhelo de
ellos y otros cristianos de su generación, por llevar el Evangelio a todos los sectores y a todas las esferas de su pueblo y
de su tiempo. El mensaje de los Wesley tuvo un doble énfasis: 1) El Evangelio de la gracia de Dios ofrecida a todas las
personas es suficiente para las necesidades más profundas del ser humano; y 2) Las implicaciones morales de ese
Evangelio que Wesley describe como santidad de vida “santidad social”, es decir consagración al amor y al servicio de
nuestros semejantes. La plena e indisoluble fusión de estos dos elementos dio lugar a lo que el Dr. Báez Camargo señala
como una de las características sobresalientes del Metodismo: “ una evangelización revolucionaria”.

El soplo de esa pasión el movimiento metodista se caracterizó por el cultivo de una piedad profunda e ilustrada, una
creciente participación laica, una eficiente organización y disciplina, una evangelización sin fronteras sociales ni
geográficas, un ataque frontal a las más grandes injusticias y pecados sociales de la época, y una vigorosa promoción de la
educación y la literatura.

De Inglaterra, el metodismo pasó a Irlanda. Alrededor de 1760, el metodismo llegó a la Isla de Antigua a través del
predicador Nataniel Gilbert y luego a América del Norte (1766), a través de dos predicadores laicos: Felipe Embury y
Roberto Strawbridge. En 1771 Wesley envió a dicho país, a Francisco Asbury que llegó a ser el más destacado de los
dirigentes del metodismo norteamericano. El 24 de diciembre de 1784 unos 60 predicadores con el Dr. Tomás Coke,
primer superintendente, organizaron la Iglesia Metodista Episcopal en Norte América que sufrió más tarde dos divisiones:
La primera en 1828 y la segunda en 1844. Después de años de negociación, las tres ramas del metodismo norteamericano
se unieron el 10 de mayo de 1939, para constituir la Iglesia Metodista. En 1968, en la ciudad de Dallas, Texas, la Iglesia
de los Hermanos Evangélica Unidos, cuya historia doctrina y organización se habían desarrollado paralelamente a las del
Metodismo, se unió a la Iglesia Metodista para constituir la Iglesia Metodista Unida.

La Obra Metodista en el Istmo de Panamá, debe su origen a una mujer laica llamada Madre Abel, quien inició esta obra
en la Isla de Carenero, en la provincia de Bocas del Toro, con personas de origen antillano, entre los años de 1811 y 1821.
Esta obra se llevaba a cabo bajo los auspicios de la Iglesia Metodista Libre, con sede en Gran Bretaña y su primer Pastor
fue el Reverendo Robert Christie.
Entre los años 1881-1884 el metodismo de origen antillano por iniciativa laica se establece en las ciudades de Panamá y
Colón y en la hermana República de Costa Rica. Fue a partir de esta iniciativa laica que fueron invitados pastores para
que se hicieran cargo de las distintas congregaciones metodistas organizándose en el Istmo de Panamá desde 1884 la que
es hoy la Iglesia Metodista del Caribe y las Américas.

En el mes de enero de 1906, llegó a Panamá el Rev. Jaime Elkins y su señora. Eran los primeros misioneros metodistas
enviados al Istmo por la Junta de Misiones en Nueva York. Durante los primeros años sus actividades se dividieron en dos
direcciones: una a los norteamericanos recién llegados a la Zona del Canal y la otra a los panameños de habla castellana en
la ciudad de Panamá

iglesia el malecom

Iglesia el Malecom

Diez años después la misión metodista en la Zona del Canal había terminado su trabajo, pues algunas iglesias de la misma
zona absorbieron el trabajo y esfuerzo metodista formando la iglesia Unión. Mientras que la obra entre los de habla
castellana, continuaba, ya, en el año de 1908 se había construido un Templo llamado “El Malecón”, donde se reunía una
pequeña congregación y funcionaba una Escuela diaria, llamada “Panama College”.

En el año 1916 llegó el Obispo Jorge Amós Miller, con quien la obra de la Iglesia se extendió al interior del país, extendiendo
dicha obra al país vecino de Costa Rica, en 1917, acompañado del Pastor mejicano Eduardo Zapata. Las primeras
conversaciones tuvieron lugar en el antiguo Hotel Francés, frente al Parque Central de San José. Después el grupo se
trasladó a la casa del señor Modesto Le Roy, donde se organizó la primera iglesia o Congregación Metodista.

Hotel Francés, Costa Rica

En 1922, la Escuela diaria, llamada “Panama College”, cambió su nombre por el de Instituto Panamericano. Este colegio
ha crecido en forma acelerada, llegando a tener gran aceptación en todo el pueblo panameño. Por otro lado en Costa Rica,
también se creó en 1921 un Colegio Metodista. Este inició sus actividades en el local del Templo “El Redentor”.

Preocupada siempre la Iglesia Metodista por su juventud, impulsó la celebración de Campamentos. Para dicho fin compró
propiedades que se dedican a esas actividades. Pero no sólo se preocupó por los campamentos, también creo centros y
hogares estudiantiles.

Otras instituciones para el desarrollo de la obra en esta región de América Latina, el Centro Rural Metodista en San Carlos
que se creó en el año 1955, cuyo propósito era dar a conocer a Cristo a través del servicio del pueblo rural, en la rama de
agricultura, ganadería y experimentación. En el año de 1957 se creó la Escuela de preparación de Obreros Metodistas,
que inició sus actividades en las aulas de la Iglesia Metodista: “El Mesías” de la “Ciudad de Alajuela, con el propósito de
preparar a los Pastores y dirigentes nacionales que servirían a la Iglesia en Costa Rica y Panamá. Cabe agregar que fue el
sueño por más de treinta años del Obispo Miller, al cual Dios le permitió llegar a ver hecho realidad.

En la actualidad la Iglesia Metodista en Panamá, está esparcida por varias partes de su territorio, llevando el mensaje de
Cristo a las personas y comunidades, a través de las múltiples formas de su ministerio. Y unida a toda la familia metodista
universal, podría repetir aquellas célebres palabras con que Juan Wesley definiera la misión del movimiento metodista en
el mundo:

“DESEO FORMAR UNA SOCIEDAD AGRESIVA Y DEFENSIVA CON TODO SOLDADO DE CRISTO. NO SOLO
TENEMOS UNA FE, UNA ESPERANZA Y UN SEÑOR, SINO QUE ESTAMOS DIRECTAMENTE EMPEÑADOS EN UNA
MISMA LUCHA”.

La Iglesia Metodista en Costa Rica y Panamá trabajaron juntas a lo largo de una historia común, por medio de diversas
formas de organización, Así surgió a la vida como Conferencia de la Misión formando cada país un distrito. En 1961 se
organizaron como Conferencia Anual de Costa Rica y Conferencia Provisional de Panamá hasta febrero de 1973 en que se
constituyeron como Iglesias Autónomas, formando la Iglesia Evangélica Metodista de Costa Rica y la Iglesia Evangélica
Metodista de Panamá.

En 1979 se tomó la medida de desprofesionalizar el pastorado hasta entonces atado a concepciones de las sociedades
opulentas y materialistas de occidente. Comenzaba a ampliarse la comprensión del ministro de Dios, como una función que
atañe, al pueblo (laico). Con esta visión se creó la Escuela de Formación Teológica que debía capacitar y preparar a
personas para los distintos ministerios de la Iglesia se esperaba que al poco tiempo, se podría encontrar el camino de
consagrar para el ministerio a personas representativas, más allá de las sectorizaciones de pastores y laicos que se habían
heredado y que se deseaban cambiar.

Además se hizo una consulta con la Iglesia Evangélica Metodista de Panamá, a nivel de sus congregaciones y de sus distritos,
con el fin de establecer la forma de gobierno por la que se inclinaban sus miembros. La consulta dio como resultado la
inclinación por el sistema de gobierno Episcopal, asimismo revelo la necesidad de reafirmar aquellas formas del ministerio
que como la Superintendencia de Distrito y la predicación laica habían sido recibidas en le Disciplina de 1973 como parte
de una herencia que no debemos perder porque son eficaces para la labor pastoral y la orientación de la Iglesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Dios te bendiga!